Carrito de la compra

— Artículo(s)

COMPRAR

Acceso de alumnos

Ultimos posts del blog

Blog de cursos online

Afirma Ludwig Wittgenstein en el Tractatus: «Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo». ¿Qué podemos decir desde esta afirmación acerca de la enseñanza del español como lengua extranjera?

En diferentes planteamientos del Tractatus Wittgenstein trata de definir cuáles son los límites del mundo. Asume en primer lugar que es posible hablar de límites del mundo, puesto que sólo conocemos un mundo, y ese mundo que conocemos es nuestro mundo, sólo podemos decir por tanto que: «el mundo es mi mundo». En segundo lugar, al definir qué entiende Wittgenstein por «el mundo», afirma el filósofo austriaco que el  mundo es la totalidad de los hechos y los hechos son estados de cosas. Así, plantea Wittgenstein un isomorfismo entre mundo y lenguaje: «el mundo es mi lenguaje».

Pues, el lenguaje es representación del estado de cosas que conforman el mundo y el mundo para cada uno de nosotros es tal como nos lo hemos representado, por eso, «Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo».

De acuerdo con esto, para Wittgenstein, una proposición es un pequeño fragmento del lenguaje que representa un fragmento del mundo, de tal manera que cuando enseñamos un nuevo lenguaje a un extranjero, le enseñamos un modo de percibir y experimentar las cosas. Efectivamente los objetos no cambian para aquel aprendiz, pero el estado de cosas, es decir, tal como se organizan los objetos del mundo, su valor y utilidad, su manera de relacionarse entre sí, sí cambia. Se entiende desde esta perspectiva que aprender un idioma es aprender un mundo. Debido a esto, remitirse de manera exclusiva a la enseñanza de la gramática en un curso ELE resulta un valor insuficiente para los logros y objetivos que se persiguen en la enseñanza. Es claro que enseñar gramática tiene un gran valor, pero es un valor insuficiente; el sentido de lo que se dice, la metáfora, el doble sentido del chiste, la acentuación en una exclamación, la gesticulación, los usos y costumbres, son manifestaciones lingüísticas que escapan a las leyes del lenguaje por sí solas.

Wittgenstein concluyó, años después de haber escrito su Tractatus, que la lengua no escapa a la subjetividad de sus hablantes, la única objetividad posible es la intersubjetividad. Así, se puede decir que el estudio de las leyes del lenguaje debe ir acompañado del estudio de las leyes de su uso, los cuales están directamente relacionados con el estudio y experimentación de contextos significativos.

 

0 Comentarios

 

Enviar un comentario



© Cursos de español online 2012. Schools & Courses SL Condiciones de venta | Política de privacidad | Mapa web